martes, 25 de febrero de 2014

de libros

Me gustarÌa entrar en tu sueño, si pudiera, y protegerte allí... pero no puedo entrar a
menos que sueñes conmigo



El Último Unicornio

miércoles, 16 de octubre de 2013

Búsqueda

.... dos o tres veces me pareció que era ella. En la aglomeración veía de pronto, entre las muchas cabezas, un cuello o un peinado o un hombro que parecían los suyos, pero después la figura se completaba y el cuello o el hombro afín pasaba a integrarse con el resto y perdía su semejanza. A veces una mujer vista desde atrás tenía su mismo paso, sus caderas, su nuca. Pero de pronto se daba vuelta y el parecido se convertía en un absurdo. Lo único que no engaña (de sus rasgos físicos) es la mirada. En ningún lado encontré sus ojos ....

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Rafaela llegó solo con 10 minutos de retraso. Su ropa de domingo la mejora mucho, aunque es probable que yo estuviera especialmente preparado para encontrarla mejor, siempre mejor. Hoy si estaba nerviosa. La ropa linda era un buena señal(quería impresionar), los nervios, no. Presentí que por debajo del colorete, sus mejillas y los labios estaban pálidos. En el restorán eligió una mesa en el fondo, casi escondida, "no quiere que la vean conmigo", pensé. No bien se sentó abrió su cartera, sacó su espejito y se miró. "Vigila su aspecto. Buena señal" Esta vez hubo un cuarto de hora(mientras hicimos el pedido y nos comimos unos pancitos) en que el tema fueron generalidades. De pronto ella dijo: "Por favor, no me acribille con esas miradas de expectativa", "no tengo otras", contesté, como un idiota. "usted quiere saber mi respuesta", agregó, "y mi respuesta es otra pregunta". "Pregunte", dije, "que quiere decir eso de que usted está enamorado de mí?". Nunca se me hubiera ocurrido que esa pregunta existiera, pero ahí estaba a mi alcance. "Por favor, no me haga parecer más ridículo aún. Quiere que le explique como un adolescente, en qué consiste estar enamorado?", "No, de ningún modo" "Y entonces?" En realidad yo me estaba haciendo el artista, en el fondo bien sabía que era lo que ella estaba tratando de decirme, "Bueno", dijo, "usted no quiere parecer ridículo, pero en cambio no tiene inconveniente en que yo lo parezca. Usted sabe lo que quiero decirle. Estar enamorado puede significar, sobre todo en la jerga masculina, muchas cosas diferentes" "Tiene razón. Entonces póngale la mejor de esas muchas cosas. A eso me refería ayer cuando se lo dije". No era un dialogo de amor, que esperanza .

"Fíjese", seguí algo más animado "está lo que se llama la realidad y está lo que se llama las apariencias" "Que problemas?" preguntó, esta vez creo que verdaderamente intrigada. "Qué quiero?, aparte de la muy explicable de sentirme feliz o lo más aproximado a eso, es tratar de que usted también lo sea. Y eso es lo más difícil. Usted tiene todas las condiciones para concurrir a mi felicidad, pero yo tengo muy pocas para concurrir a la suya, en otra posición lo más correcto sería que yo le ofreciese un noviazgo serio, muy serio, quizá demasiado serio, con una clara perspectiva de casamiento al alcance de la mano. Pero si yo ahora le ofreciese algo semejante, calculo que sería muy egoísta, porque solo pensaría en mi y lo que yo más quiero ahora no es pensar en mí, sino pensar en usted...tal vez no me apartaría ni un milímetro de mi centro de sinceridad, si le dijera que lo que estoy buscando es un acuerdo, una especie de convenio entre mi amor y su libertad, Ya, sé, ya, sé. Usted está pensando que es precisamente a la inversa; que lo que estoy buscando es justamente su amor y mi libertad. Tiene algo de derecho de pensarlo, pero reconozca que a mi vez tengo todo el derecho de jugármelo todo a una sola carta. Y esa sola carta es la confianza que usted pueda tener en mí" En ese momento estábamos esperando el postre, aproveché para pedir la cuenta. Inmediatamente después de último bocado,
Rafaela se limpió fuertemente la boca con una servilleta y me miró sonriendo. La sonrisa le formaba una especie de rayitos junto a las comisuras de los labios. "Usted me gusta", dijo.

El plan trazado es la absoluta libertad. Conocernos y ver que pasa, dejar que corra el tiempo y revisar. No hay trabas. No hay compromisos. Ella es espléndida.

Mi Gato quiere ser poeta

Mi gato quiere ser poeta
y para ello
revisa todos los días mis originales
y los libros que tengo en casa
Él cree que no me doy cuenta
es demasiado orgulloso
para dejar que le ayude
Lleva consigo unos borradores
en los que anota con cuidado
cada cosa que hago y que digo
Ayer no más, en uno de mis recitales
apareció de incógnito entre la gente
vestía camisa a cuadros
y mis viejos zapatos rojos
que no veía hace tiempo
Al terminar la función
se acercó con mi libro en la mano
quería que lo autografiara
y para ello me dio un nombre falso
un tal Silvestre Gatico
Yo le reconocí de inmediato
por sus grandes bigotes y su cola peluda
pero no dije nada
y preferí seguirle la corriente
Luego me deslizó bajo el brazo
uno de sus manuscritos
"Léalos cuando pueda, Maestro" me dijo
y se despidió entre elogios y parabienes
Y sucedió que anoche
y como no lograba dormir
levanté con desgano aquel obsequio
para darle una mirada
Era un poema de amor
un hermoso poema de amor
dedicado a Susana
la gatita siamés
que vivía a los pies del sitio
Parecía un texto perfecto
tenía fuerza y ritmo e imaginación
y todos los elementos necesarios
para decir que era un gran poema
y sin duda era un gran poema
un poema como pocas veces había leído
Entonces me entró la rabia
y la envidia y la cólera
y me pilló la madrugada
con el texto entre las manos
sin atreverme a romperlo
o hacerle correcciones
Que Dios me perdone por esto
pero no veo otra salida
mañana echaré mi gato a la calle
y publicaré el poema bajo mi nombre

...la estaba mirando, quizá con demasiado detenimiento, y entonces ella me preguntó " Qué tengo señor? ". Qué ridículo que me diga "señor", "tiene la cara tiznada", dije como un cobarde. Se pasó el índice por la mejilla ( un gesto suyo bastante característico que le estira el ojo hacia abajo) y volvió a preguntar -"Y ahora??" "Ahora quedó impecable", contesté, con un poco de menos cobardía. Se sonrojó, y yo pude agregar: "Ahora ya no está impecable: ahora está linda". Creo que se dio cuenta. Creo que ahora sabe que está pasando algo. O lo habrá interpretado como un halago paternal??. Me da asco sentirme paternal...me gusta esta mujer, pero creo que eso ya lo he escrito en uno que otro lugar

martes, 24 de septiembre de 2013

Los justos



Un hombre que cultiva un jardín, como quería Voltaire.

El que agradece que en la tierra haya música.

El que descubre con placer una etimología.

Dos empleados que en un café del Sur juegan un silencioso ajedrez.

El ceramista que premedita un color y una forma.

Un tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada.

Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.

El que acaricia a un animal dormido.

El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.

El que agradece que en la tierra haya Stevenson.

El que prefiere que los otros tengan razón.

Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo.

Jorge Luis Borges



...un día, Nelson conoció a Eleonora. Ese día, el día del descubrimiento, cuando por primera vez vio a esa mujer, una violenta alegría lo atropelló y lo dejó bobo. Entonces quiso decir alguna de sus frases brillantes, pero se le aflojaron las piernas y se le enredó la lengua y no pudo más que tartamudear ruiditos....

jueves, 15 de agosto de 2013

Bendicion Celta



Que el camino salga a tu encuentro.
Que el viento siempre esté detrás de ti y la lluvia caiga suave sobre tus campos. Y hasta que nos volvamos a encontrar, que Dios Te sostenga suavemente en la palma de su mano.

Que vivas por el tiempo que tu quieras y que siempre quieras vivir plenamente. Recuerda siempre olvidar las cosas que te entristecieron, pero nunca olvides recordar aquellas que te alegran.

Recuerda siempre olvidar a los amigos que resultaron falsos, pero nunca olvides recordar a aquellos que permanecieron fieles.

Recuerda siempre olvidar los problemas que ya pasaron, pero nunca olvides recordar las bendiciones de cada día.

Que el día mas triste de tu futuro, no sea peor que el día mas feliz de tu pasado.

Que nunca caiga el techo encima tuyo y que los amigos reunidos debajo de el nunca se vayan.

Que siempre tengas palabras cálidas en un anochecer frío, una luna llena en una noche oscura y que el camino siempre se abra a tu puerta.

Que vivas 100 años, con año extra para arrepentirte.

Que el Señor, te guarde en su mano y no apriete mucho su puño.

Que tus vecinos te respeten, los problemas te abandonen, los ángeles te protejan y el cielo de te acoja.

Y que la fortuna de la colinas irlandesas te abracen.

Que las bendiciones de San Patricio te contemplen.

Que tus bolsillos estén pesados y tu corazón ligero.

Que la buena suerte te persiga y cada día y cada noche tengas muros contra el viento, un techo para la lluvia, bebidas junto al fuego, risas para consolarte, aquellos a quienes amas cerca de ti y todo lo que tu corazón desee.

Que dios este contigo y te bendiga, que veas a los hijos de tus hijos, que el infortunio te sea breve y te deje rico en bendiciones. Que no conozcas nada Mas que la felicidad

Tiempo Santo II

Es Tiempo Santo...

…y cuando ocurre este milagro, la tierra se detiene y todo se puede

Con los vientos de noviembre entraré a la ciudad que nos encontró y de un sólo soplido borraré las cenizas de septiembre que quedaron...

Abrázame con la fuerza que deshaga la distancia, habítame sin contemplar pasadizos porque en esta casa se te quiere como a nadie se le ha querido jamás. (Segunda confesión)

Y cuando te extravíes en mis contornos júrame que abrirás todas mis puertas y ventanas para que encuentres un lúcido retorno al universo tranquilo de nuestras ganas.

No insistas por respuestas o confidencias que de mis cicatrices ya me hice cargo.

No busques rastros o señales, sólo grita mi nombre en alto y deposítalo en mi espalda que con eso bastará para convertirme en hoguera prendida y liberar a las mujeres que me acompañaron por paraísos o infiernos y prometieron partida con tu llegada.

¿Sabes que quiero de ti?

Quiero tu piel encajando en mis formas. Quiero tus ojos enardecidos con mis ganas. Quiero que sigamos con las luces prendidas para sorprendernos con nuestros atrevimientos y sonrisas. Quiero que lleguemos juntos como el primer día. Quiero que seas quien eres y no te desvíes. Quiero extenderme en tu piel y sentirme protegido. Quiero levantarme en la madrugada y oler tu cuerpo y que huelas a mí.

Es Tiempo Santo…

…y cuando ocurre este milagro, la tierra se detiene y todo se puede